La bronquitis es una enfermedad respiratoria aguda por la inflamación de los bronquios, esa parte que une la tráquea con los pulmones. Es frecuente que aparezca también en niños, sobre todo en sus primeros años de vida.

La tos y la dificultad para respirar son los síntomas más evidentes de la bronquitis que puede ir acompañada de fiebre o no. Además, el niño se encontrará cansado y débil.

Existen diferentes tipos de bronquitis, pero normalmente la causa está en un virus o por complicarse un resfriado. Comienza como un cuadro catarral común de tos y mocos que cuando afecta a los bronquiolos se manifiestará el problema respiratorio. La duración suele ser de una semana aproximadamente, tiempo que debe posponerse la vuelta a la guardería o colegio para evitar nuevas infecciones.

Siempre será necesario acudir al pediatra para que recete los fármacos broncodilatadores apropiados o antibióticos. Después se seguirán las recomendaciones indicadas para el tratamiento. Por ejemplo, beber muchos líquidos o salir al aire libre si no se padecen bronquitis frecuentes para reforzar las defensas. Algunos expertos hacen hincapié en la lactancia materna para prevenir esta enfermedad.

También es importante observar si tras unos días hay mejoría o empeoramiento ya que hay casos que requieren hospitalización para tratar con oxígeno. Ante cualquier duda o anomalía consultar con el pediatra. Pincha aquí y tendrás más información sobre el tema.